viernes, 4 de junio de 2010

LAS POQUIANCHIS

En enero de 1964 el semanario Alarma! comenzó a dar a conocer las inhumaciones clandestinas en un miserable prostíbulo de San Francisco del Rincón perteneciente a las hermanas Delfina, María de Jesús y Eva González Valenzuela, mejor conocidas como Las Poquianchis, apodo heredado de un antiguo lenón. Este sanguinario y morboso semanario, que comenzó a aparecer a 1963 y feneció por presiones de Gobernación en 1986, consignó la exhumación de 11 osamentas, la libertación de 16 famélicas prostitutas (víctimas de esclavitud sexual y de una dieta de frijoles y tortillas) y aprehensión de las hermanas y sus cómplices. Entre las inumerables fotos -después republicadas por El nuevo Alarma! (1992-199?), el semanario publicó una fotografía que me interesa comentar [1]. En ésta aparecen 21 de sus pupilas, sin la menor información sobre ellas, posando tranquilamente para un anónimo fotógrafo.

También la próvida Alarma! publicó dos tarjetas de salud extendidas en 1955 por el corrupto municipio de San Francisco del Rincón, cerca de la ciudad zapatera de León, en el estado de Guanajuato.


Son de interés ambos documentos porque se conocen muy pocos en México, desde que en 1865 las comenzó a exigir las autoridades sanitarias del emperador Maximiliano de Habsburgo y después los posteriores gobierno nacionales, estatales y municipales. Además de esta credenciales, las autoridades registraban sus datos y fotografías en álbumes. Mientras en la ciudad de México el presidente Cárdenas canceló durante su gobierno esta tradición -por prohibir la prostitución y condenar el lenocinio-, en casi todos los estados autoridades sanitarias continuaron expidiendo estas credenciales (con fotografías de ovalito) entre aquellas que acudían a trabajar en las autorizadas zonas de tolerancia.

Basado en el mundo prostibulario de Las Poquianchis el escritor guanajuatense Jorge Ibargüengoitia escribió la novela Las muertas (Joaquín Mortiz, 1977), donde las hermanas González Valenzuela como los demás protagonistas aparecen bajo otros nombres ficticios. Es de esta manera que las lenonas pasaron a convertirse en las hermanas Baladro. Ibargüengoitia menciona fugazmente las “tarjetas de salud” y utilizó a su jocosa manera la fotografía aparecida en Alarma!, invirtiéndola, repintándola y dándole un toque de humor en la identificación de sus “muertas” (Pulsar la imagen para verla mejor, los senos de la número 8 fueron retocados por un lector de esa obra)

N O T A S

1.- Esta foto, recuperada por El nuevo Alarma!, de 1993, y una veintena más aparecen en “Las hermanas Valenzuela: Las Poquianchis”, blog CM Corp, http://cmcorp00.blogspot.com/2009/09/las-hermanas-valenzuela-las-poquianchis.html, sin fecha de edición.

1 comentario:

El Indio Cacama dijo...

En la foto de "Las Muertas", también aparece retocada la imagen que corresponde a Blanca que según la novela era una mujer negra.